spanish  english

Escape to Beitostolen.

Escapes

27/08/2015
Escapada a Beitostolen.

Noruega es el hogar del esquí y la nieve. Con paisajes maravillosos donde dejar posar la vista y disfrutar del invierno en una cabaña junto un lago helado.

Beitostolen es un resort situado al norte de Oslo en dirección a Bergen y cerca de la conocida estación de esquí de Lillehamer, a cuatro horas de la capital en coche. Es un lugar increiblemente bonito que tuvimos la suerte de conocer cargadísimo de nieve. Situado al borde del Parque Nacional de Jotunheimen, la zona es conocida como Valdres. El viaje transcurrió en medio de una nevada que en ningún momento nos dejó ver el asfalto de la carretera. Nieve y más nieve durante los primeros días.

 

El pueblo de Beitostolen y la estación disponen de alojamientos en hoteles, cabañas que disponen de sauna propia, apartamentos, etc hasta un total de dos mil camas. Dispone de todos los servicios para pasar unos días también con niños, porque los desniveles no son fuertes y hay muchas actividades para los pequeños.

 

Recuerdo el primer día de esquí con una temperatura de -17ºC, mi nariz no era capaz de tomar aire. Llevaba toda la ropa que tenía y pasé bastante frío, entonces no vestía ropa técnica para sobrellevar el rigor de aquel clima. A las 9:00 de la mañana ya estabamos con las tablas pero para nuestra sorpresa nadie más parecía tener ganas de esquiar esa mañana. Sólo a partir de las 11:00, cuando la temperatura había aumentado aparecieron los noruegos en las pistas.

Este resort es muy familiar y orientado a principiantes, hay una zona de esquí alpino pequeña comparada con los tracks disponibles para esquí de fondo. Hay una zona llamada Ski Center, con una cota máxima de 1.100 metros con pistas de todos los niveles donde se puede practicar esquí nocturno. Al otro lado del valle está el Centro Alpino Raudalen, esta zona ofrece un buen punto de partida para el esquí de fondo. Hay que pensar que Beitostolen cuenta con 320 kilómetros de pistas de fondo, algunas de ellas dentro del mencionado Parque Nacional de Jotunheimen con vistas impresionantes. El lago Oyangen estaba totalmente helado y había mucha gente haciendo cross country sobre él. Además de estás pistas de Copa del Mundo, disponen de un estadio de biatlón con 30 dianas. Cuentan también con un snowpark con half pipe, jumps y rails.

 

Las pistas son bastante cortas y los desniveles pequeños para alguien acostumbrado a los Alpes pero su encanto es indudable.

Personalmente fue nuestra oportunidad de hacer telemark, alquilamos un equipo y gracias a las indicaciones de nuestra amiga Margaret al rato estabamos bajando pistas azules. En el país que es la cuna del esquí, por descontado todo el mundo esquía, pero además muy bien.

No es una estación grande ni muy conocida de Noruega pero guardamos un recuerdo muy bueno de su nieve, sus paisajes y su ápreski..:)

 

 

SHARE

Facebook Twiter Linkedin