spanish  english

Escape to Las Leñas

Escapes

23/08/2015
Escapada a Las Leñas

Teníamos pendiente esquiar en otras latitudes y este verano nos hemos quitado la espinita.

Terminada la temporada de esquí en el hemisferio norte, no quedaba más remedio que viajar al sur si queriamos seguir disfrutando de la nieve. Estas vacaciones, hemos dedicado algo de tiempo a esquiar porque este invierno se nos ha quedado corto. Decidimos Las Leñas porque en Argentina más al sur, en Ushuaia nos han dicho que la nieve es más rápida, más dura y en Bariloche, al tener el lago Nahuel Huapi, está más húmeda. Aquí sin embargo, lo que nos encontramos, fue nieve muy fina y seca, la más seca que habíamos esquiado hasta el momento. El apoyo que proporciona es muy bueno, aunque esté dura no se hace hielo y, cuando  calienta y funde, no se queda paposa.

El Resort.

Las leñas es pequeño, nos pareció como San Isidro en León, pero con unos fuera pistas mucho mejores. He leído que tiene 29 pistas (en su web hay poca información al respecto), con nombres como Apolo, Neptuno o Venus. Toda la estación tiene denominaciones de dioses griegos y signos del zodiaco, podemos decir que es original. 

[\"\"]

La estación está al nivel de los Pirineos e incluso de Alpes. Hay que pensar que estamos en Argentina, un país con unas dificultades económicas brutales, donde la importación está prohibida para favorecer la industria nacional. El público es pudiente, pero no tiene acceso a material ni equipación actual, van vestidos como nosotros hace 15 años aunque tengan más dinero que nosotros en el banco...:)

Por zonas, no están definidas, pero personalmente creo que hay dos. Una grande, que hicimos de izquierda a derecha desde la silla Caris a la Minerva I, Minerva II, Vulcano y Urano. Pendiente sencilla, palas amplias y paisaje estupendo. Y otra zona, por detrás de esta vertiente, a la que accedes con las sillas Venus, Neptuno (que es zona de debutantes). Allí, a los pies del Parador Neptuno, hay una silla biplaza que es un verdadero cuello de botella, que se llama Marte. Las colas merecían la pena porque las pistas Apolo y Jupiter son lo mejor de la estación, las vistas todavía mejores.

Fuera de las zonas balizadas, las posibilidades de descenso son casí infinitas. Hay que pensar que Las Leñas está construido en un desierto, no hay árboles, las laderas son amplias, nos pareció asequible.

El acceso.

Llegar a Las Leñas es un acto de "nieve-dependencia absoluta". Tuvimos que viajar desde Mendoza, la capital de la región a 450 kilómetros toda la noche en un autobus que tardó 6 horas y media en hacer el recorrido. Llevabamos la ropa puesta para, al llegar a las 8:30 empezar a esquiar sin dilación.

[\"\"]

La ciudad más próxima es Malargüe a 70 kilómetros y desde allí prácticamente no te encuentras civilización en el camino. La carretera discurre por un paisaje espectacular, de llorar, solitario y tan lejano que parece que estás en la Luna.

En definitiva, nos gustó aunque nos costó ceñirnos a su cuadrículada manera de organizar las vacaciones. El personal es tan atento como en Baqueira y muchos instructores de esquí nos saludaron porque era evidente que de allí no eramos, muy majos todos la verdad.

No se trata de coleccionar estaciones de esquí, si no de vivir experiencias. Aquí esquiamos en una latitud 35º Sur, otra nieve que podemos comparar con la de Beitostolen, Noruega a 61º Norte. La cuestión es no parar.

Espero que os haya resultado interesante.

SHARE

Facebook Twiter Linkedin