spanish  english

How to clean ski boots.

SkiWoman

24/10/2018
Cómo limpiar las botas de esquí.

En este post te damos unos consejos para mantener en buen estado tus botas de esquiar.

Las razones para limpiar las botas son principalmente dos. Por un lado la higiene de tus pies, por otra el mantener la calidad y características de los materiales con las que han sido construidas.

Para ello sigue las indicaciones del fabricante que encontrarás en la caja de tus botas al adquirirlas. En general estos pueden ser consejos útiles para cualquier bota. La bota se compone de botín y carcasa, el botín es la parte blanda que está en contacto con tu pie, la carcasa es la parte dura que está a la intemperie. Algunas personas que vienen al taller se sorprenden cuando retiro el botín y me dicen: "¡no sabía que se podía sacar!". Pues sí, se puede y se debe al menos una vez al año, a final de la temporada es buen momento.

Una vez extraído el botín puedes lavarlo, a veces te conformarás con pasar un paño húmero por dentro y fuera del mismo. Sea como fuere, debes dejar secar completamente antes de reintroducirlo en la carcasa, pero no lo pongas  a secar al lado de una fuente de calor como un radiador o la chimenea, tampoco al sol. Un buen modo es utilizar un secabotas, ideado precisamente para extraer la humedad de dentro a fuera del botín. Si lavas el botín con jabón, que sea suave, evita usar uno con agentes limpiadores fuertes.

Posteriormente al secado es buena idea utilizar algún fungicida, deodorizador, antimicótico, etc de venta en farmacias. Como sabes con la húmedad del sudor la proliferación de bacterias y hongos es muy probable. A veces se puede ver en el botín como se blanquea en algunas zonas, eso es que hay una colonia creciendo a sus anchas por el botín. Todo esto genera malos olores, los del sudor y mismamente de la humedad, es francamente desagradable calzarse una bota así.

Comprueba que el botín que usas tiene membrana de Gore Tex, está capa para que haga su función de retención del agua debe estar limpia. En muchas ocasiones colocamos plantillas bajo el botín, estas de vez en cuando también hay que limpiarlas.

Respecto a la carcasa, estará fabricada normalmente en Grilamida, Pebas o algún polimero similar con buenas capacidad para una limpieza con agua y jabón, tanto interior como exterior. Seca bien los ganchos, el strap (el velcro que rodea la pantorilla) y poco más has de hacer.

Una vez vuelvas a introducir el botín en la carcasa, cierra los ganchos para que la bota no se deforme y guárdala en un lugar seco dentro de una bolsa para botas.

Lo mejor que puedes hacer al llegar de esquiar es sacar el botín de la carcasa y ponerlo en el secador de botas, una vez seco vuelves a colocarlo dentro de la carcasa y cierras los buckles. Una vez al año al menos, haces una limpieza como la descrita más arriba, ya con agua y jabón neutro. Con estos pasos tienes bota para el rato que tu quieras, sabiendo que el flex /dureza con el uso se va perdiendo, la bota va tomando holgura y en algún momento, para seguir transmitiendo bien tu energía al esquí, habrás de sustituirlas por otras.

Cuidar el material es sagrado para todo esquiador que quiere mantener el rendimiento de su equipo.

Espero que te haya resultado interesante. En este blog encontrarás más consejos para cuidar tus esquís, almacenarlos, encerarlos, etc.

 

Mariajo Rodríguez

SkiWoman

SHARE

Facebook Twiter Linkedin