spanish  english

How to properly use your ski equipment.

SkiWoman

21/09/2016
Cómo hacer un mejor uso de tu equipo de esquí.

Un poco de sentido común mezclado con un conocimiento de nuestra equipación puede mejorar su vida.

En ocasiones llegan a nuestro taller, tablas, fijaciones, pieles de foca, un poco de todo, que se nota que no han sido usada adecuadamente. Más por desconocimiento que por falta de cuidado, algunos elementos se deterioran o se rompen porque el usuario no conoce bien su material. Cuando esquiamos en pistas o hacemos travesía, también vemos como algunos usuarios no usan adecuadamente sus equipos.

Voy a hacer un repaso de algunas cosas que me he encontrado, sin llegar a ser exhaustiva, seguro que se conocéis muchos ejemplos.

CASCO. Esquiar sin casco puede considerarse una temeridad, cada vez se ve menos gente sin casco pero eso no significa que se use bien. Todos hemos visto niños con un casco demasiado grande completamente echado hacia atrás, algo que compromete su seguridad. Me han traido cascos con el cierre roto que he desaconsejado arreglar porque no era lo peor que tenía. El casco, para cumplir su misión debe ajustar correctamente. Debe mantenerse limpio, preferiblemente en las zonas en contacto con la piel o cabello. El casco, como todo, tiene una vida útil. Si os fijáis en el vuestro, en la parte interior suele venir un adhesivo del fabricante que indica cuando ha sido hecho. Por regla general, la vida útil de un casco es de 3 a 5 años. Si en este tiempo tenemos una caída con impacto fuerte, debemos desecharlo inmediatamente.

Hay que evitar en lo posible dejarlo caer porque puede empezar a quebrarse sin nosotros percibirlo. Hemos de revisar el material a menudo para comprobar si hay alguna fisura, abombamiento, abolladura, etc. Quizás hemos tenido una caída leve, pero sumando varias tendremos una severa, por lo tanto hay que llevar un "histórico" de caídas con golpe. Además, el casco va a evolucionar de maneras distintas en función del ambiente en el que vive. Es decir, si lo tengo en una buhardilla a 35 grados en verano y en el garaje a 5 en invierno los materiales sufrirán, lo mismo si hay humedad o si lo guardo mojado.

BASTONES.

Con los bastones hacemos de todo al margen de equilibrarlos o remar. Yo personalmente a veces los uso para darle al botón del portón del garaje. Esto no supone un daño para el bastón porque llevo siempre el tapón de protección en la punta, pero mucha gente directamente no lleva punta o la lleva machacada. Con el bastón lo que no se puede es estar picando el suelo del aparcamiento o usarlos para abrir las fijaciones. Simplemente, les damos la vuelta y empujamos con el mango la apertura de la fijación, así no la dejamos marcada. La punta hay que cambiarla cuando ha perdido su capacidad para clavarse bien en la nieve. Importante también es tener en cuenta, que no valen las mismas rosetas o baskets para cualquier tipo de nieve. Si tengo una para polvo y la uso un día de nieve compacta dura, voy a estropearla porque tiene demasiado diámetro y su dureza/densidad es baja para el terreno.

Importante claro está, es la longitud adecuada. El bastón debe permitirnos esquiar con una posición del codo en 90º cómoda. Sin embargo, en ciertas circunstancias cuando hacemos montaña, el bastón un poco más largo viene bien por eso es imprescindible tener uno telescópico para este uso, para esquí alpino usaremos de un único tramo. Del mismo modo en descensos sobre nieve polvo irregular, bañeras o corredores, nos vendrá bien llevarlo más corto para agilizar el giro.

Por supuesto hay que vigilar que el bastón esté enderezado, no tenga golpes incisivos, que las correas están enteras, que la empuñadura permite un agarre adecuado...quedarse sin bastón un día de esquí puede ser un fastido y si están en medio de la montaña, un problema.  Teniendo en cuenta que la mayoría de los bastones son de aluminio de distintas aleaciones, pesos y durezas, ten en mente estas revisiones.

BOTAS Y FIJACIONES.

Sólo si estás en una fiesta aprè-ski está permitido golpear las suelas de las botas contra el suelo. Bromas a parte, la bota es el elemento más importante de transmisión de energía al esquí. Es importante que la sientas envolver tu pie, que puedes apoyar los dedos y las plantas para injectar el movimiento y dar la order al esquí, Cuando te compras botas tienes que tomar unos minutos para ver como ajustarla, no se nace aprendido y es mejor hacerlo en casa calentido. Si tiene ajuste de canting, los cierres micrométricos, etc. Configurala poco a poco a tu gusto, sabiendo que no hay dos días iguales en la nieve y eres un ser vivo que un día tiene unas sensaciones y al siguiente otras. No te obceques en que "sueles llevar el gancho en el tercer diente".

Revisa la suela, se irá comiendo y hay que cambiarla obligatoriamente, de otro modo no ajusta a la fijación. Las medidas son estándares interncionales, la fijación no va a estrecharse porque tus lifters hayan perdido grosor.

Luego está el tema de usar fijaciones de travesía con fijaciones de alpino y al revés. Muchas veces se tendrá la suerte de que la bota parece que encaja y la fijación cierra, pero lo desaconsejo, no es un uso adecuado. Las botas de travesía tienen unas medidas en talón y puntera diferentes, más altas y estrechas, la goma es muy distinta... Hay fijaciones de alpino que se pueden regular en altura como las que montamos en SkiLab, las Scott Guardian, pero hay que entender que las normas ISO por las que se rige el esquí alpino y el de montaña son totalmente distintas. Asíque...a no ponerse en peligro.

TABLAS.

En este punto, decir simplemente que os fijéis bien en que chollos compráis antes de montar las fijaciones. Comprar un esquí de parque para hacer travesía no lo veo por muy barato que esté. La construcción del esquí, los materiales, grosores de núcleo, cantos, suela...todo está en equilibrio según el uso que vayamos a darle.

El esquí también tiene una vida útil, algunos hablan del "nervio" cuando se refieren a que el núcleo del esquí pierde capacidad de volver a su posición inicial una vez flexionado. Es como que no rebota, pierde rigidez, reactividad. Esta fatiga de materiales es lógica y va a depender de los materiales con los que está construido el esquí, del peso del esquiador y estilo de esquiar que tiene, del histórico de saltos o momento de tensión máxima que ha sufrido la tabla, del manteniemiento recibido, del lugar donde los almacenemos..etc, etc.  Usarlos y que se gasten es normal, yo os animo a disfrutarlos hasta dejarlos secos, pero hay que procurar darles la mejor vida ¿no?

SHARE

Facebook Twiter Linkedin