spanish  english

How to review before starting ski season

SkiWoman

06/12/2015
Qué revisar antes de empezar la temporada de esquí.

Si bien el esquí como actividad es 50% físico 50% material, nos vamos a detener en este segundo ámbito en este post. Dado que somos un taller de preparación de esquís nos interesa especialmente que os habitueis a ciertas prácticas para garantizar vuestra diversión en la nieve. Efectivamente, el que lo pasemos bien en la montaña garantiza que repitamos la experiencia una y otra vez con independencia del lugar donde practiquemos nuestro deporte, la calidad del material, etc.

Dado que nos sentimos motivados a esquiar como resultado de la satisfacción percibida, hemos de alimentar esta "pescadilla que se muerde la cola" para mantener en el tiempo las mejores sensaciones. Hay muchos factores que influirán en nuestra diversión pero sin duda el estado de nuestro equipo jugará un papel muy importante. Vamos a ello.

ROPA UTILIZADA.

En otras entradas hemos comentado este aspecto. Esta semana la cadena Lidl tiene un anuncio en la TV en el que "vende" que puedes irte a esquiar con un forro polar de 19€. Al margen de esta falsa publicidad, y teniendo en cuenta que el presupuesto que manejan nuestros lectores es muy amplio, siempre recomendaremos comprar buenas prendas poco a poco que mediocres que sean bonitas. Sentido común.

Es interesante que valoréis, si no lo hacéis ya, el vestiros en capas. Parece que este concepto es más reconocido por los montañeros, pero en esquí alpino es igualmente la opción que recomendamos. Consiste en superponer capas finas de ropa con distintas funciones que debe ajustarse a las condiciones climatológicas, el estilo y necesidades de actividad, nuestra estado físico y percepciones, tiempo que pasamos en la silla, etc.

En resumen, hay que hacerse con ropa interior térmica, que usaremos o no dependiendo del día, un pantalón cortavientos con cremalleras que lo hagan respirable si se necesita, chaquetas cortavientos junto con chaquetas y chalecos de plumas ligeros, mejor que una gruesa chaqueta única, guantes finos tipo liner para llevar bajo los guantes principales en caso de frío extremo, etc. En este enlace podéis haceros una idea.

Por lo tanto, hay que ver con que contamos, si seguimos manteniendo la misma talla, si hay algo rajado que necesita parche o sustituir una cremallera, etc. Si estás incomodo/a en la nieve o pasas frío, tu sensación no será de repetir y habrás tirado tu tiempo y tu dinero.

EQUIPO DURO.

Entendemos por equipo duro: botas, tablas, bastones, casco, máscara.

Respecto a las botas. Ahora es el momento de comprobar si hay que limpiarlas por dentro y desinfectarlas. Sólo con meter la nariz podemos hacernos una idea. Dejar las botas con humedad es ayudar a criar cosas indeseables en ellas. ¡Cuídalas! Cuidarás de la salud de tus pies. Se debe revisar el estado de los ganchos y la suela, si esta pierde grosor puede que no encaje bien en la fijación y te estarás poniendo en peligro, podría saltarte el esquí en un momento indeseado. Todas esas partes si están deterioradas podemos cambiarlas con su repuesto correspondiente. Las botas son lo más importante, tienes que ir cómodo si no es así, deshazte de ellas.

En cuanto a las tablas.Es recurrente la idea de que si las suelas del esquí tienen rayas es que hay que ponerles "cofix". Desde aquí insistimos: las rayas no son tan importantes si son superficiales. El esquí ha nacido para sufrir, no sufras por esas marcas. Ahora, si hay rayas profundas que dejan ver la fibra del esquí hay que taparlo antes de que se humedezcan y ensanchen. También puedes tener cortes en el "top sheet" (la parte de arriba con gráficos y dibujos), eso también hay que rellenarlo. Sobre las fijaciones, lee aquí.

¿Qué hay que revisar entonces? Para mi es más importante saber si del uso mi tabla esta bien plano o no, eso tiene consecuencias más importantes que 3 rayones. Además, está el estado de los cantos. ¿Cómo saber si agarran o no? Pasa la mano, de suela hacia arriba y busca sensación de filo, tiene que rascar no cortar. Si no hay cantos no te lo vas a pasar bien, vas a ir con miedo.

Bastones. Sirven para equilibrarnos, pero también para "remar" y avanzar. Lo que tienes que ver es el estado de la empuñadura, la correa y la roseta o basquet (lo que va al final del bastón). Esas partes se pueden reponer si están mal y el bastón merece la pena.

Casco. No entiendo a la gente que todavía esquía sin él. Da una seguridad estupenda y encima abriga. Pero no todos son iguales. Comprar algo porque es bonito y va a juego con mi ropa es una compra sin sentido. Cuando tengas tu casco en la mano pregúntate qué cerebro quieres tener, uno protegido o uno herido. Esa es la cuestión de importancia.

Revisa que tu casco tiene en buen estado las piezas de ajuste del cuello, que no está rajado o abollado. Me pasó hace unos años en una caída que mi casco salío por delante de mi y tuve que ir a buscarlo. Ten en cuenta sistemas de protección como el MIPS a la hora de comprar.

Máscara. Revisaremos el estado del foam, la almohadilla que se aloja en nuestro rostro para comprobar que no va a entrar aire o nieve. El estado de la correa que la sujeta a la cabeza o si las lentes están bien. Poco más.

 

SHARE

Facebook Twiter Linkedin