spanish  english

How to treat minor mountain injuries.

Today

12/06/2015
Cómo tratar pequeños accidentes en la montaña.

En este post damos un repaso a los pequeños accidentes más habituales, heridas, mordeduras y picaduras, entre otros que pueden suced

En verano haremos muchas salidas a la montaña para disfrutar del paisaje y la libertad que nos proporciona. No está demás recordar cómo debemos actuar frente pequeños accidentes que allí pueden acontecer. Además es necesario portar un botiquín por básico que sea para estos contratiempos como hemos comentado en el post "¿Llevas todo lo qué necesitas para hacer esquí de travesía?

[Botiquín de ARVA]

1. Heridas.

Las consecuencias inmediatas son el riesgo de infección y la lesión de tejidos y órganos adyacentes. Lo primero que tenemos que hacer ante una herida es evaluarla e indagar si quién la padece está vacunado del tétanos, alergias, etc. A continuación valoraremos la herida: tiempo transcurrido desde su producción, qué la ha causado y si hay cuerpos extraños en ella. Una cura mal realizada retrasa y complica el proceso de curación, por lo tanto nos centraremos en: detener la hemorragia (si existe), evitar infección y favorecer la cicatrización.

En el caso de una herida con hemorragia externa:

- Tumbaremos al herido y aplicaremos una presión directa con nuestras manos sobre la herida. La aplicación de presión detiene prácticamente cualquier tipo de hemorragia.

- Colocaremos gasas y vendaremos para mantener la presión. No retires las gasas o trapos que hayas puesto inicialmente aunque estén empapados de sangre, pues con ello retirarás los coágulos formados y aumentará la hemorragia. Es preferible colocar nuevas compresas secas sobre la anterior y mantener la compresión.

En una herida simple o superficial los pasos serán:

- Mantener la asepsia: lavado de manos y brazos con agua y jabón, utilización de guantes y material de curas estéril, si es posible.

- Limpiaremos al herida "a chorro" con agua limpia y jabón o con suero fisiológico o algún antisépticos. Con una gasa limpiaremos la herida desde el centro de ésta hacia el exterior para evitar introducir suciedad o gérmenes. Nunca debe emplearse algodón directamente sobre la herida. El alcohol, sólo se utilizará como sistema de desinfección de nuestras manos, pero no sobre la herida ya que puede provocar quemaduras en sus bordes. El agua oxigenada sirve para limpiar las heridas pero no para desinfectarlas.

- Aplicaremos un antiséptico local y cubriremos la herida con gasas estériles.

EROSIONES  O ABRASIONES.

Si se trata de  una erosión o abrasión estamos ante una herida superficial. El tratamiento inicial es similar pero se debe tapar, a ser posible, con gasas vaselinadas.

AMPOLLAS.

Una herida habitual en la montaña que se produce por una fricción que se ejerce de forma repetida sobre la piel. Es una lesión típica por el roce de las botas o las costuras en la zona de la axila o la entrepierna. Si es el pie y al descalzarnos vemos la zona enrojecida, con poner una tirita o esparadrapo es suficiente. Si nos sucede en invierno y tenemos otro par de calcetines más finos podemos ponérnoslos por debajo del grueso que llevemos.

[Proteger las rozaduras]

Si la ampolla ya se ha transformado lo que debemos hacer es protegerla mientras cura sola. En el caso de tener que seguir caminando tendremos que vaciarla con el riesgo de infección que esto conlleva. Esterilizaremos con fuego una aguja, limpiaremos la ampolla con yodo y la pincharemos. Es preferible no quitar la piel y utilizar pomadas antisépticas y gasas. Otro remedio estupendo es llevar en la mochila parches tipo Compeed y en cuanto nos moleste la bota colocarlo sobre la rozadura. Pero, si la ampolla ha perdido la piel que la cubre la trataremos como una erosión.

2. Mordeduras y picaduras.

En la montaña también nos encontraremos con la posibilidad de ser mordidos por una serpiente, por ejemplo. Normalmente estas lesiones se producen en los miembros inferiores o al introducir las manos bajo piedras o huecos en las rocas. En caso de producirse seguiremos estas recomendaciones:

[Vívora Seoane]

- Desinfectaremos la herida y retiraremos todo lo que pueda presionarnos en caso de que se inflame la zona (anillos, relojes..).

- Colocaremos una ligadura que comprima ligeramente el miembro afectado por encima del lugar de la mordedura, si lleva veneno retardaremos su absorción. Evitar torniquetes, no se debe suprimir el pulso. Es aconsejable la aplicación de frío en la zona.

- Queda contraindicado hacer incisiones sobre la herida o succionar el veneno.

En la Cordillera Cantábrica la serpiente más común es la vívora seoane de unos 50 centímetros de longitud. La Vívora de Seoane es una especie venenosa, y cuyo veneno puede causar un fuerte dolor, hinchazón y en contadísimas ocasiones la muerte. (Fuente: Naturalezacantabrica.es)

En el caso de que nos pique una araña o algún insecto similar aplicar frío sobre la zona es suficiente. En el caso de una picadura multiple (avispero) trataremos de sacar los aguijones con unas pinzas desinfectadas. Se desaconseja colocar sobre las picaduras barro, amoniaco y otras técnicas populares.

Tomando precauciones y usando el equipo adecuado podemos evitar muchos de estos pequeños accidentes, sentido común.

Fuente: Manual de Primeros Auxilios de la Cruz Roja Española. Os dejo el enlace a su Juego de Primeros Auxilios virtual.

SHARE

Facebook Twiter Linkedin