spanish  english

Reflections about the future of skiing.

Today

13/09/2014
Reflexiones sobre el futuro del esquí.

Personal reflections at the end of ski season.

Val Senales, Südtirol.

El futuro de una actividad siempre pasa porque las siguiente generaciones tomen el relevo. En el esquí no es diferente, son los que se inician, los beginers, los debutantes, los que tienen la llave de esta industria. Porque en todos los sectores hay clientes, más o menos fieles o recurrentes, pero siempre existe un abandono, una rotación. Por eso es necesario gente nueva que quiera probar y mantener el equilibrio. Al esquí le está pasando que salen más que entran, tiene competencia por parte de otros deportes como el trail running....el padel o la bici.

Cuando hablo de la industria, me refiero a todos los que intervienen. ¿De quién es la responsabilidad de que, a nivel mundial, en 10 años haya caído un 15% la afluencia a la estaciones de esquí? (Fuente Mountain Manager).

En España achacamos este descenso al declive económico, aunque la realidad dice que "cuando hay nieve, no hay crisis". ¿Qué quiere decir esto? Pues que si las condiciones son favorables para la práctica de este deporte, la gente se anima a coger el coche y subir a esquiar.

La Dirección de las estaciones: La gestión de la experiencia.

En Europa tenemos casos de éxito que deben ser ejemplo para el resto. No siempre se trata de presupuesto, que es importante, sino de ganas, moverse y pensar. Dominios como Grand Valira, Dolomit Superski, Alpe d´Huez y tantos otros que atraen a visitantes cada temporada, no sólo por la cantidad de kilómetros que ofrecen sino por su enfoque al cliente. Estaciones con las pistas muy bien preparadas, organizando eventos, que incorporan novedades, como han hecho esta temporada en Sierra Nevada con la "Pista del Mar" o en Masella con una zona de pistas iluminada que les permite competiciones y diversión nocturna para sus usuarios.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=QIlxuDrlLWE]

Son estás vivencias lo que motiva a muchos a subir a la nieve. El mundo cambia y las propuestas deben cambiar también.

Un ejemplo es el snowpark, un "obligado" de las estaciones de esquí del S.XXI y esto hay que asumirlo cuanto antes. Fundamentalmente lo usa un público juvenil que entiende el concepto "estación de esquí" de una forma más abierta y multidisciplinar. Si no les damos lo que les hace vibrar abandonarán esta práctica y no la inculcarán a sus hijos. Cuando hablo de un snowpark me refiero a diseñar zonas apropiadas y con un mantenimiento profesional para proveer de seguridad a la zona.

El material de esquí. La oferta.

Me da lástima oír a algunas mujeres que han dejado este deporte por dos motivos: que pasan frío o que tienen miedo en hielo...que no logran sentir seguridad. Esto significa que una cosa, no disfrutan. Respecto a la ropa, cuando personalmente quiero comprar me encuentro con que las prendas para hombre son más técnicas, son más abrigadas y están pensadas para lo que son: hacer deporte y no pasar frío. Algunas colecciones femeninas son escandalosamente inútiles.

Muy mona pero no para esquiar.

En segundo lugar están los esquís. Estuve en los Alpes hace poco por trabajo y no llevé mi equipo. Tuve a mi disposición esquís muy buenos que me prestó un amigo pero tuve que alquilar botas. La experiencia fue negativa, imaginé en todo momento por lo que pasa un principiante en algunos ski rental.  Fue insoportable, el tobillo suelto toda la jornada sin poder transmitir correctamente la energía al esquí. Puedes llevar unas tablas de 2.000€, nieve polvo, las montañas más bonitas de la Tierra y todos los astros conjuntados para que el día sea perfecto pero, si para alquilar me ofreces botas de "gama media" (en esta definición siempre me temo lo peor) que no me puedo ajustar, me estás fastidiando el día.

Respecto a las tablas, llevar unos esquís bien rectificados, con un canto adecuado es irrenunciable para disfrutar de buenas sensaciones. Construir con buenos materiales, dar consistencia y acabado adecuados es lo menos que se puede exigir cuando producir una tabla de gama alta les cuesta menos de 100€. La industria fabricante ha evolucionado hacia la cantidad en detrimento de la calidad.

No hay fabricante bueno ni malo, pero los hay mejores. Y son ellos los que deciden la oferta para emocionar y descubrir sensaciones. Por lo tanto, desarrollar tecnologías como el Rocker está genial porque esquiar es cada vez más fácil y está al alcance de más usuarios, pero fabricar esquís bien construidos y que duren 6-8 temporadas sin perder rendimiento es el camino en mi opinión.

El esquiador. La demanda.

Y por último el usuario. Me llegan obras de arte del deterioro y el abandono. Hay que tener mucho valor para usar este material en carné propia. Si no conducirías un coche con la dirección rota y las ruedas pinchadas, ¿cómo eres capaz de bajar a 40 kilómetros por hora con unos esquís sin mantenimiento? ¿Cómo esperas sobrecogerte y entusiasmarte al deslizar si lo que estás sufriendo es derrapar en cada giro, si cada vez que pasas por encima de una placa se te hiela la sangre?

No puedo evitar fijarme en las tablas cuando voy a esquiar y os aseguro que fuera de España pasan por el taller, hay una conciencia real de que es necesario.

Otros interesados.

Los clubes, las administraciones, la gente de los valles, la hostelería, son otros agentes implicados en el desarrollo de este sector. Dos ejemplos cercanos: la empresa Trabe BackCountry aquí en la Coordillera Cantábrica sólo ha tenido problemas burocráticos para poner en marcha su proyecto de catskiing. Y qué decir de la hosteleria: ¿cuántos restaurantes desde Lugueros a la Vecilla te dan de comer a las 17:00 de la tarde? Si, a la hora a la que un esquiador termina su jornada. Y es más, ¿cuantos ofrecen algo de ambiente aprè-ski?

Quiero acabar con la reflexión inicial, el futuro del esquí está en atraer a nuevos usuarios. Por ese motivo, cuando una persona llega por primera vez a una estación su experiencia debe ser memorable y todos debemos centrarnos en ello. Si lo hacemos bien, esta persona actuará como un apóstol, contando a sus amigos que un día en la nieve merece la pena, que esquiar es fácil, muy divertido y que completó su jornada con una fiesta genial.

Veremos en los próximos años como evoluciona este sector, por suerte hay países donde este sector está emergiendo: países bálticos, Rusia o China, que seguro darán una vuelta de tuerca a la oferta y a la experiencia.

 

SHARE

Facebook Twiter Linkedin