spanish  english

Ski base structures: Patterns

SkiWoman

25/12/2015
Estructura del esquí: Variables y patrones

En este post vamos a profundizar en las variables que influyen en la elección de una correcta estructura.

Cuando se trabaja en el estructurado del esquí hay 4 variables con las que podemos jugar: la profundidad, el espacio, la interrupción y el patrón. Vamos a tratar de describir como afecta  al rendimiento del esquí la utilización de cada una.

La profundidad de los surcos que hacemos al estructurar la suela puede ir de 0,01mm a 0,05 o más. Por su parte el espaciado entre ranuras entre 0,25 mm o más. Respecto a la primera, la profundidad es un valor crítico que puede jugar a favor o en contra de la velocidad del esquí. Con granos de nieve húmeda transformada,  una estructura profunda previene la propagación del agua y ayuda a prevenir la adherencia, por el contrario los granos finos se quedarían atrapados en ella. La experiencia de esquiar en estas condiciones puede asemejarse a llevar velcro, puede ser ruidoso y lento.

Menos obvia es la variable interrupción. Esta se refiere a la distancia entre las filas de micro surcos, que se pueden separar más o menos según interese minimizar la propagación capilar de las fuerzas de adhesión del agua (ver Fuerzas de Van der Vaals premio Nobel de Física). Este efecto se produce entre las móleculas de distinta naturaleza, en este caso líquidas del agua fundida de la nieve por la fricción y sólidas de la base del esquí. Estas interrupciones del dibujo de la estructura ayudan a mantener el esquí en su dirección sobre la nieve.

Visualmente se aprecian como bandas diagonales ordenada y predeciblemente interrumpidas o suspendidas por una banda lisa sin ranuras. Estas zonas sin marcas cruzan la suela  en sentido horizontal, es decir,  perpendicularles  al sentido de la marcha lo cual impide una correcta progresión. Por lo tanto, es importante diseñar unas interrupciones que maximicen el deslizamiento.

El patrón está referido a la orientación de las rayas, pueden ser lineales (cruzar longitudinalmente el esquí) o diagonales, diagonales rotas, etc. Hay un sinfín de patrones dependiendo de la máquina usada.

Diriamos que la clave de tener un esquí rápido es tener las suelas bien preparadas con una estructura suficientemente versatil para adaptarse a un amplio rango de condiciones.

SHARE

Facebook Twiter Linkedin