spanish  english

What Ski Touring is?

Today

20/11/2017
Qué es el esquí de travesía

El esquí de travesía tiene sus peculiaridades que te descubrimos en este post.

Prometí hacer esta entrada a nuestros seguidores en Facebook porque sé que no todos saben muy bien en que consiste. Desde que empezamos nuestra andadura en 2012 se nos han unido muchas personas que no practican esquí pero si raquetas de nieve o simplemente les gusta disfrutar de la montaña en cualquier estación del año.

Qué es el esquí de montaña.

El esquí de montaña es aquel en el que no intervienen medios mecánicos para el ascenso sino que se utiliza un equipo especial que facilita la subida por los propios medios de quien realiza la actividad.

Los esquís utilizados en pista constan de unas tablas sobre las que se instalan unas fijaciones. Junto a esto el esquiador usa unos bastones para equilibrarse, avanzar en los llanos y marcar los giros básicamente. También se usan botas especiales que se acoplan a las fijaciones siguiendo unos estándares internacionales.

En el esquí de montaña, usamos también unas tablas, unas fijaciones, unas botas algo diferentes y unos bastones, pero además usamos: pieles de foca y cuchillas, como material específico.

Estas pieles en su día fueron fabricadas a partir de focas, pero hoy en día se utilizan otros materiales naturales como el Mohair y sintéticos como el Nylon. La función de estas pieles es ayudar al esquiador a ascender la montaña y evitar que deslice hacia atrás con la pendiente. Las pieles tienen la propiedad de quedarse adheridas a la nieve por una cuestión mécanica, no es que sea un adhesivo especial para nieve. Si las vemos de cerca vemos que la fibra tiene pelo, ese pelo "a favor" desliza, pero a la contra no. Eso supone que estás subiendo una ladera con pendiente y te quedas parado y no te mueves del sitio. En cambio, si por irregularidades del terreno por el que avanzamos hay que descender, si nos dejamos llevar deslizamos pero despacito.

 

Con respecto a las cuchillas. Son unas herramientas fabricadas en metales ligeros como aleaciones de aluminio. Se instalan sobre el esquí en la zona de la fijación, justo debajo de la bota o en la puntera de la bota, depende de los modelos. Es un útil de seguridad, su función es darnos agarre en zonas con nieve dura o hielo.

Como decimos, el deporte es esquí de travesía o de montaña, también se conoce como esquí - alpinismo. Por ese motivo se deben llevar encima piolets y/o crampones, que son herramientas no específicas del esquí de travesía sino típicas del alpinismo invernal. Cuando te encuentras en la montaña en invierno, con hielo y nieve, vayas con esquís o con botas, hay zonas en las que debes usar piolets y crampones, los primeros son como picos que se llevan en la mano y los segundos son cuchillas que se colocan en la suela de las botas. En determinadas circunstancias, practicando esquí de travesía, es más seguro quitarse las tablas y ponerse crampones o guardar los bastones y agarrar los piolets. En esta foto podéis ver lo que he descrito.

 

Al margen de estas particularidades, dependiendo de lo bravo/a que seas necesitarás cuerdas para progresar y asegurarte, otros sistemas de seguridad como: ARVA, sonda y pala. Este trío es necesario para el rescate en montaña con nieve, es muy recomendable llevarlo pero no imprescindible para practicar el esquí de travesía. Uno es un dispositivo electrónico para localizar señales si se ha sido victima de una avalancha, la sonda es como una pertiga larga que se pincha en la nieve para encontrar personas sepultadas por la nieve, y una pala...es una pala. Se usa para retirar nieve...:)

Hasta aquí, vemos que las diferencias con el esquí de pista son notables y se enmarcan en dos circunstancias: una que estamos solos en medio de la montaña donde las condiciones y las eventualidades son enormes, dos tenemos que ascender la montaña sin ayuda de remontes.

Cómo se hace esto.

Básicamente debes colocar las pieles de foca sobre los esquís para subir la montaña. Las pieles tienen pelo por el lado que irá en contacto con la nieve y pegamento por el lado que va en contacto con el esquí.

Las botas en travesía tienen la opción de: 1. desbloqueo para permitirnos mover el tobillo y "caminar" más cómodos. Por eso en la subida llevaremos las botas en este modo. Para descender esquiando, lo cambiaremos al modo 2. bloqueo, para que el pie no haga tanto juego y nos permita esquiar con estabilidad y transmitiendo nuestra energía al esquí, de otro modo no nos podrá obedecer. Otras diferencias con las botas de esquí alpino son los materiales de construcción más ligeros, suelas antideslizamiento, tecnologías de anclaje a fijaciones ligeras, etc.

Las fijaciones de travesía tienen una peculiaridad fundamental sobre las de pista: pueden ser debloqueadas para permitir "caminar" con los esquís puestos. Cuando subimos la montaña, llevamos suelta la talonera de la fijación para que la progresión sea cómoda. Además, llevan unas alzas, unas piezas móviles en la talonera que usamos para que el talón quede más alto y en pendientes pronunciadas seamos capaces de superar la dificultad. En el momento del descenso, igual que hicimos con las botas, anclaremos la talonera para iniciar la bajada esquiando y que el pie esté fijo sobre el esquí.

Resumiendo, para subir necesitamos libertad de movimientos y para bajar el sistema debe ser el mismo que en esquí de pistas: bota bien apretada, firme y sin movimientos junto con la fijación bien bloqueada.

 

La cuestión es esquí de travesía es subir ligero porque bastante tenemos con subir sin ayuda. También porque la nieve que vamos a esquiar está sin tratar, esto significa no han pasado las máquinas pisa pistas, puede haber debajo de la capa que vemos de todo: rocas, raices, arbustos, etc. Necesitamos un esquí que se mueva fácil y ágil con el que sortear las sorpresas que depara la montaña. 

Una vez estamos arriba y hemos decidido bajar una determinada ladera, bloquearemos las botas y las fijaciones, retiraremos las pieles de foca para dejar la suela del esquí al aire y nos lanzaremos esquiando por un espacio virgen y solitario donde podemos disfrutar de la Naturaleza en su plenitud.

Otra cuestión también diferente con el esquí de pistas es que deberemos llevar una mochila con agua, comida, herramientas, ropa de abrigo, etc etc. En las estaciones de esquí todo esto está resuelto, pero en la montaña, nosotros solos necesitamos ser autosuficientes en lo posible.

Este deporte es para superhéroes.

Que va, como cualquier deporte hay niveles de dificultad que se van superando si se quiere y se puede. Siempre cuento que mi primer esquipo de esquí de travesía me lo compré sin saber qué actividad era, no lo había visto nunca. Simplemente me fié de mi pareja que me dijo que era algo que teniamos que hacer.

Cualquiera puede iniciarse, eligiendo laderas con menos pendiente tanto para subir como para bajar. Lo único que hay que tener en cuenta es que nos encontraremos en la misma bajada con diferentes tipos de nieve, no es como estar en una estación donde suele ser homogénea. Además, deberemos sortear elementos del terreno como estrecheces, rocas, etc.

Simplemente buscaremos lugares sencillos, francos y sin peligros aparentes, amplios y minimizando riesgos. Iremos a zonas más soleadas para ir aprendiendo la técnica básica sin miedo al hielo. La "vuelta María" es un recurso muy necesario para poder cambiar de dirección 180º si es necesario. Esto podemos aprenderlo con los esquís de pista en terreno plano.

Pero como siempre hemos recomendado desde este blog, la forma más segura y rápida de mejorar en cualquier deporte es con ayuda de un profesional. Existen multitud de guías de montaña, aquí no valen monitores de esquí, que reconocerán el terreno y los riesgos, te enseñarán a sortear dificultades y te harán pasar jornadas memorables.

Si quieres probar este deporte, que será pronto Olímpico, tenemos un alquiler de material de la máxima calidad, nuevo a estrenar esta temporada y preparado cada día para que disfrutes al máximo la experiencia.

SHARE

Facebook Twiter Linkedin